HOY SE REFRENDA LA PAZ

HOY SE REFRENDA LA PAZ
Alejandro Reyes Posada

Publicado en EL ESPECTADOR el domingo 25 de mayo de 2014

El freno de mano con que las Farc han modulado el ritmo del proceso de paz, acompañado de su torpeza en el abuso de los micrófonos para lanzar por fuera de la mesa su propaganda electoral, han aumentado la desconfianza y el escepticismo en la negociación de La Habana y le han dado la munición necesaria al senador Uribe para anunciar, como el pastorcito mentiroso, que se viene el lobo del castro-chavismo por la entrega del gobierno a las demandas de las guerrillas.

Lo que ha ocurrido en la mesa de negociación es exactamente lo opuesto. Allí no se negocian contraprestaciones por la paz, ni ocurre un cambalache de beneficios a cambio de la entrega de armas. Los regímenes políticos de Cuba y Venezuela ni siquiera son mencionados por los negociadores de las Farc como modelos dignos de imitar en ningún sentido ni se le ocurriría a los del gobierno pensar que Colombia podría expropiar sus empresas privadas ni colectivizar la propiedad de la tierra.

El diseño de la negociación, expresado en el Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, es impecable. Los temas de conversación y acuerdos están expresamente delimitados a los problemas que dieron origen al conflicto, como la cuestión agraria, a los que lo han acompañado y estimulado, como el narcotráfico, y a los que resultan del conflicto armado, como las víctimas, la verdad y la reparación. La agenda adiciona el punto de fin del conflicto y el de implementación y verificación, que concluyen el acuerdo.

La metodología del diálogo de paz ha sido la de poner en la mesa los problemas públicos que el país debe resolver de todas formas, con o sin conflicto, para construir acuerdos de solución que se enmarquen dentro del orden legal, consulten la opinión de los sectores afectados y puedan ser aplicados con los recursos económicos e institucionales del estado colombiano. Si se comparan las 110 propuestas “mínimas” que publicaron las Farc durante los seis meses de negociación del tema agrario con el acuerdo final en ese punto, se observa fácilmente la reducción sustancial de las demandas maximalistas a las que tuvieron que acceder las Farc para llegar a un programa reformista y modernizante propio del capitalismo y la democracia liberal, enmarcado en la tradición social del derecho agrario colombiano, heredero de reformadores como Alfonso López Pumarejo y Carlos Lleras Restrepo. Nada más alejado a los regímenes agrarios de Cuba o el socialismo del siglo XXI del chavismo.

La negociación ha sido para los negociadores de las Farc un curso acelerado de aterrizaje desde la utopía revolucionaria radical de sus banderas a la construcción democrática de políticas públicas, con toda la información de diagnósticos, estadísticas, marcos legales y evaluaciones de políticas anteriores, aportada por sus asesores y los del gobierno. Lo acordado es apenas lo que todo estado decente debe hacer para garantizar los derechos de su población rural en los territorios.

No era el deseo del gobierno Santos que las elecciones presidenciales fueran un referendo por la paz negociada, pero así lo plantea la historia que se está construyendo para poner fin al conflicto armado de medio siglo. Hoy se define si el proceso de paz continúa dirigido por quien lo concibió y lo hizo avanzar como nunca antes, o si lo abortamos con nuevas condiciones y exigencias de rendición que harían levantar de la mesa a las guerrillas, para ahondar el baño de sangre de la guerra de insurgencia y contrainsurgencia contra la población más indefensa y vulnerable.

Anuncios

Acerca de Alejandro Reyes Posada

Abogado y sociólogo. Investigador de asuntos agrarios y de tierras desde 1968. Asesor del ministro de agricultura Juan Camilo Restrepo y de la delegación del gobierno en la negociación del punto agrario de las conversaciones de paz con las Farc en La Habana entre octubre de 2012 y mayo de 2013. Actualmente soy consultor e investigador independiente.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s