LA RECETA DE EUTANASIA PARA EL CAMPO

James Robinson duda de la voluntad y capacidad del estado colombiano para embarcarse en una reforma rural cuando se logre poner fin al conflicto armado. Lo caracteriza como un estado donde la élite central pacta alianzas con las élites de la periferia para obtener apoyo político, a cambio de permitirles el clientelismo y la violencia para mantener sus dominios territoriales. Se pregunta, con astucia, qué motiva a la elite a pactar un ordenamiento de la propiedad rural como aporte para la paz y lanza la hipótesis de que los recursos naturales de la periferia se valorizan para hacer dinero, pero necesita la paz para que el estado lleve aportes para hacer rentable la inversión.

Robinson juzga optimista el escenario de paz territorial dibujado
en la negociación de La Habana y le parece insuficiente la movilización social para que el estado funcione en la periferia rural. Sobre todo un estado cuya élite central depende del apoyo de élites territoriales rentistas, a las que pide apoyo para la paz mientras las embarca en una reforma contra su poder territorial, con la promesa tantas veces incumplida de distribuir la tierra a los pequeños productores.

Bajo el supuesto de que repartir la tierra es un juego de suma cero que además resulta imposible, Robinson pronostica conflictos y ruina si se escoge este camino, como en Zinbawe, y aconseja no retardar la migración rural a las ciudades, donde los campesinos tendrán oportunidades y servicios estatales. Sugiere escoger el camino de domesticar a las elites regionales hasta hacerlas socialmente útiles, como ocurrió en Inglaterra con la revolución industrial, que barrió el campesinado hacia las fábricas urbanas y a los terratenientes hacia las carreras de caballos.

El diagnóstico de Robinson tiene muchos aciertos, pero su receta es contradictoria con sus tesis anteriores, especialmente en Por qué fracasan las naciones, escrito con el brillante Daron Acemoglu: mantener el estatus quo rural y dejar que el problema agrario se resuelva solo, dejar atrás al campesinado y volver irrelevantes a las elites territoriales es lo opuesto a tener instituciones incluyentes, generalizar derechos de ciudadanía y propiedad y multiplicar organizaciones y empresas. Justamente su última e inesperada receta es la que ha aplicado la élite colombiana de mala manera durante un siglo y estos son los resultados que tenemos: una guerra civil prolongada e intratable, una urbanización caótica y grandes contingentes de pobreza rural y urbana de difícil reducción. Es una receta para el fracaso como nación.

Es claro que la reforma rural y la integración territorial de la
periferia son costosas y difíciles, y que además habrá que conciliar los intereses de empresarios y pequeños productores, y también que la integralidad supone llevar los bienes públicos al campo, e incluso que habrá conflictos sociales y movilizaciones, pero toda esa redistribución de activos productivos y de poder de representación están en el extremo opuesto de un juego de suma cero, pues lo que pierden unos pocos propietarios extensivos y rentistas, que producen poco, se vuelve la oportunidad de generar producción e ingresos para muchos. La tierra es inelástica pero su uso no, puede ser más o menos productivo si quienes la poseen son pocos o muchos, ilegales o legales, con apoyo del estado o sin él.

La receta de Robinson para Colombia es practicar la eutanasia con el mundo rural, ayudarle a bien morir, para que sus pobladores se modernicen en las ciudades, mientras los grandes terratenientes, bastante criminalizados, se repartan con los empresarios la tarea de hacer rentable la periferia con el modelo del capitalismo salvaje que pretendemos superar con la paz. Es lo mismo que formular una sangría a un enfermo de anemia. Es mejor consultar a otro médico que sí conozca la enfermedad y recete con sensatez.

Anuncios

Acerca de Alejandro Reyes Posada

Abogado y sociólogo. Investigador de asuntos agrarios y de tierras desde 1968. Asesor del ministro de agricultura Juan Camilo Restrepo y de la delegación del gobierno en la negociación del punto agrario de las conversaciones de paz con las Farc en La Habana entre octubre de 2012 y mayo de 2013. Actualmente soy consultor e investigador independiente.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s