RENTAS DE LA TIERRA Y BALDÍOS

Publicado en EL ESPECTADOR el 16 de agosto de 2015

La economía política clásica, desde David Ricardo, definió la renta de la tierra como la diferencia de su precio con respecto de la que podía conseguirse de balde, que en nuestro medio se llama baldío. En la producción, el salario remunera el trabajo, el interés es la parte que va al capital, que es trabajo acumulado para producir más riqueza, y la renta es lo que recibe el dueño de la tierra por el solo hecho de ser propietario. Cuando la tierra está concentrada en pocas manos, como confirma el Censo Agropecuario, el precio de la tierra es el valor de cambio del monopolio.

Henry George, en su célebre obra “Progreso y Miseria”, expresó las consecuencias sociales de la renta en estos términos: “Si un hombre tiene dominio sobre la tierra en que otros han de trabajar, puede apropiarse el producto de su trabajo como precio del permiso para efectuarlo. De este modo se infringe la ley fundamental de la naturaleza, de que su disfrute sea consecuencia del esfuerzo. Uno gana sin producir; los otros producen sin ganar. Al uno le enriquecen injustamente; al otro le despojan. Hemos visto que esta injusticia fundamental es la causa de la injusta distribución de la riqueza que divide la moderna sociedad en los muy ricos y los muy pobres. El continuo crecimiento de la renta, el precio que el trabajo está obligado a pagar por el uso de la tierra, es lo que usurpa a los más la riqueza justamente ganada, y la acumula en manos de los pocos que no hacen nada para ganarla. (64)”

Henry George se pregunta: “Si la tierra pertenece al pueblo, ¿por qué continuar permitiendo que los propietarios tomen la renta o indemnizarlos por la pérdida de la renta? Pensad qué cosa es la renta. No sale espontáneamente de la tierra; no es debida a cosa alguna que el propietario haya hecho. Representa un valor creado por toda la colectividad. Dejad a los propietarios, si queréis, todo lo que la posesión de la tierra les daría en ausencia del resto de la colectividad. Pero la renta, creación de toda la sociedad, necesariamente pertenece a toda la sociedad. (69)”

Las tierras baldías no tienen valor porque cualquiera puede ocuparlas gratis y hacerlas producir con su trabajo. Por eso son objeto de la colonización campesina, y la ley estableció que los ocupantes tienen una expectativa legítima para que el estado se las adjudique en propiedad. Su expectativa no es un derecho real sobre la tierra, que pertenece a la nación, sino un derecho personal para ser titular del derecho de propiedad cedido por el estado. Al vender ese derecho personal solo se transfiere el permiso de ocupar la tierra para usarla en la producción y por tanto la tierra no sale del patrimonio de la nación hasta que la adjudique.

Lo único malo es que el Estado colombiano no ha cuidado que los derechos sobre la tierra pertenezcan a quienes la ocupan y trabajan, y el desfase de tiempo entre el poblamiento territorial y la generación de derechos de propiedad es tan grande que surge un mercado ficticio de permisos de ocupación –venta de mejoras-, que los compradores formalizan en escrituras, que el registro llama falsa tradición, o que los jueces otorgan como pertenencias o prescripción adquisitiva, sin tener facultad para hacerlo por ser baldíos imprescriptibles.

La pregunta obligada es ¿cuánta tierra, de ese 40% del área agraria del país que está en manos del 0.4% de los dueños de fincas mayores de 500 hectáreas, es tierra baldía despojada a la nación para capitalizar rentas a favor de unos pocos, a expensas de la riqueza colectiva?

Anuncios

Acerca de Alejandro Reyes Posada

Abogado y sociólogo. Investigador de asuntos agrarios y de tierras desde 1968. Asesor del ministro de agricultura Juan Camilo Restrepo y de la delegación del gobierno en la negociación del punto agrario de las conversaciones de paz con las Farc en La Habana entre octubre de 2012 y mayo de 2013. Actualmente soy consultor e investigador independiente.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s